martes, 1 de enero de 2013

Anfibios canarios y de Europa

Bien es sabido que en Canarias los anfibios están escasamente representados y han sido introducidos por los humanos en tiempos históricos. Sin embargo, en Europa hay muchas especies diferentes (más de 70), la gran mayoría de ellas autóctonas del viejo continente. Incluso, dentro de esta fauna anfibia hay elementos endémicos de gran interés científico, ya sea de islas mediterráneas (por ejemplo Cerdeña o Baleares) o de determinadas regiones que funcionan como “islas ecológicas” debido a sus peculiaridades orográficas, climáticas, etc., como es el caso de las sierras andaluzas. 

 Los únicos anfibios existentes en Canarias son tres especies de anuros (grupo que incluye ranas, sapos y sapillos): la rana común norteafricana (Pelophylax saharicus), la rana común (Pelophylax perezi) y la ranita meridional (Hyla meridionalis). La primera se halla tan solo en Gran Canaria, mientras que las dos restantes se localizan en la práctica totalidad del archipiélago, si bien su distribución y abundancia son muy variables en función de la isla. Adjuntamos aquí fotos de la rana común y la ranita meridional, ambas tomadas en Tenerife.

En cuanto a las especies continentales europeas, nuestras imágenes muestran sendos ejemplares de sapo común (Bufo bufo), fotografiado en la región de Umbria (Italia), y de rana bermeja (Rana temporaria), hallado en las afueras de Viena (Austria). Se trata de otros dos anuros bastante extendidos por muchos países -incluyendo España-, y que por tanto no es raro encontrar en el campo durante la época apropiada.

Textos y fotos Rubén Barone